Publicado el Deja un comentario

Morfología de una aguja de crochet

Como sabes, para tejer amigurumis la aguja es de especial importancia, ya que una mala elección de la misma puede llevarnos a obtener un mal resultado, dificultar nuestro trabajo o incluso causarnos lesiones.

En esta ocasión no quiero hablarte de los diferentes tipos de agujas, diseños, materiales… Eso lo dejamos para otro momento.

Hoy vamos a empezar por lo básico, por las partes que la conforman y para qué sirve cada una.

¿Sabrías decirme cuántas partes tiene una aguja de crochet? ¿y sus nombres?

Vamos a descubrir la Morfología de una aguja de crochet.

Una aguja estándar está formada por 7 partes. Vamos a ver cuáles son:

Morfología de una aguja de crochet

1. Punta o Cabeza: Se trata del extremo de la aguja que insertamos en el tejido. La utilizamos para enganchar el hilo y tejer los puntos.

A su vez, está formada por:

Morfología de una aguja de crochet

-Boca: Sujeta el hilo a la hora de tejer los puntos.

-Gancho: Impide que el hilo salga de la boca al tejer.

2. Cuello: Guía el hilo hacia la zona de trabajo.

3. Área de trabajo: Sostiene los bucles y es muy importante porque determina el tamaño de los puntos. El tamaño de la aguja nos indica precisamente el diámetro del área de trabajo.

Morfología de una aguja de crochet

4. Apoyo del dedo: Es la parte plana en la que colocamos el dedo pulgar u otro dedo y así poder manejar la aguja. En esta parte suele aparecer la numeración o medida de la aguja.

Morfología de una aguja de crochet

5. Mango: Es el extremo final de la aguja y sirve para manejarla con la palma de la mano o los otros dedos, dependiendo de la forma en la que la agarramos.

Como ves, cada parte de la aguja tiene su razón de ser y conocer la morfología de una aguja de crochet nos ayudará a mejorar en nuestra labor.

¡Hasta la próxima!

Publicado el Deja un comentario

Cómo medir el grosor de la lana

Cómo medir el grosor de la lana de una manera rápida y sencilla es una cuestión importante para todos aquellos a los que nos gusta tejer.

Como sabes, una de las características más importantes de mis patrones es que los amigurumis resultantes son “totalmente blanditos”, es decir, no utilizo elementos duros como alambres, botones, cremalleras o incluso ojos de seguridad. Podrás tejerlos solamente con lana o hilo, aguja de crochet y relleno sintético.

Siendo éstos los únicos materiales que utilizo, es indispensable que sean los más adecuados para lograr el resultado deseado.

Sois much@s l@s que me preguntáis qué tipo de lana utilizo y como todos somos de lugares diferentes, a veces me resulta complicado explicarme y hablar de centímetros, pulgadas y categorías según sus grosores.

Hoy te voy a hablar del grosor de las lanas, más concretamente, de cómo medir el grosor de la lana cuando no tienes ninguna referencia, por ejemplo, si tienes un ovillo misterioso del que has perdido la etiqueta que especifica sus características.

Pero antes, hay algunas cosas que debes saber sobre lanas e hilos para que te resulte más sencillo elegir el adecuado a la hora de tejer tus amigurumis.

Los hilos se clasifican en varias categorías, pero, por desgracia, para hacerlo no hay un criterio único.

En líneas generales, nos encontramos:

  • Los estándares del CYC (Craft Yarn Council) que representa a los miembros más destacados de la industria del hilado de Estados Unidos.

Según el grosor del hilo lo podemos clasificar en las siguientes categorías:

  • La clasificación según el número de hebras o cabos que tiene el hilo. Este sistema es el que utilizan en Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

El problema de esta clasificación es que no determina el grosor del hilo, sino el número de hebras que están enlazadas formándolo, dándose la posibilidad de que un hilo de 5 hebras (5 ply) pueda ser más fino que uno de 3 (3 ply), por el mero hecho de que cada hebra sea de un grosor menor o hayan sido hiladas con mayor tensión entre ellas.

  • Método de Vueltas Por Pulgada o como es más conocido con sus siglas en inglés WPI (Wraps per inch).

Como su nombre indica, se trata de clasificar el hilo según las vueltas del mismo que caben en una pulgada o lo que es igual, en 2,5 cm.

Es un método muy útil para determinar el grosor de ese ovillo misterioso sin etiqueta que quieres utilizar, pero debes tener en cuenta que no es exacto, ya que hay factores que pueden alterar la medición.

Para utilizarlo necesitas:

  • Una regla.
  • Algo para enrollar la lana o hilo con un grosor uniforme. Puedes utilizar, por ejemplo, un lápiz o un boli.

Es muy fácil:

  1. Debes enrollar la lana de forma que cada vuelta quede al lado de la siguiente, es decir, que no se superpongan. Hazlo con cuidado, no aprietes demasiado, ni lo dejes flojo, ya que, podrías variar demasiado el resultado.
  2. Con la regla mide 1 pulgada o lo que es lo mismo 2,5 cm. Esa es la longitud que debes enrollar.
  3. Cuando la tengas, cuenta las vueltas que has dado y guíate por esta tabla. Dependiendo del número de vueltas, ese será el grosor y la categoría de la lana a la que pertenece tu hilo.

Si tienes dudas, prueba primero a hacerlo con un hilo cuyo grosor conozcas.

Vamos a ver unos ejemplos:

En esta imagen se muestra la lana que uso normalmente en mis patrones. Aplicando este método, he dado 17 vueltas en 2,5 cm. Eso la sitúa en la categoría 2 Fina.

Cómo medir el grosor de la lana

Esta otra, en cambio, es mucho más gruesa y por ello sólo he dado 9 vueltas en 2,5 cm, lo que la coloca en la categoría 5 Abultada.

Cómo medir el grosor de la lana

Por último, tenemos una lana mucho más fina con la que he logrado dar 28 vueltas en 2,5 cm. Pertenece a la categoría 0 Listón.

Cómo medir el grosor de la lana

Como ves se trata de un método muy sencillo, pero recuerda que no es exacto, sino sólo una ayuda que te servirá para orientarte.

¡Hasta la próxima!

Publicado el Deja un comentario

Bordes rectos: Importancia de las cadenas de separación

Tutorial bordes rectos

Tanto si eres principiante como si tu nivel es más avanzado es importante que tengas ciertos conocimientos básicos de crochet. Esto te ayudará a seguir fácilmente un patrón o incluso a adaptarlo a tus necesidades. En el tutorial de hoy: Bordes rectos: Importancia de las cadenas de separación, quiero hablarte de uno de los puntos básicos: La cadena, más concretamente La cadena de separación y la importancia de su correcto uso a la hora de lograr que las piezas de nuestros amigurumis sean más rectas.

Muchos de vosotros me habéis preguntado por este punto que utilizo con frecuencia en mis patrones a la hora de tejer en filas o hileras. Veamos en qué consiste:

Una cadena de separación es simplemente eso, una cadena que tejemos antes de girar y comenzar una nueva fila. Como su nombre indica, su función es proporcionarnos cierta separación o altura para que podamos comenzar a tejer en el primer punto de la fila y así mantener el borde del tejido recto. Su presencia no cuenta a la hora de fijar el cómputo total de puntos de la fila, pero su ausencia sí supone la pérdida de uno de los puntos de la fila: el primero.

Lo verás más claro con un ejemplo:

Necesitamos tejer una pieza recta de 12 pb de largo. Para ello comenzamos con ¿12 cadenas?

Si hacemos 12 cadenas, al regresar tejiendo los pb sobre las cadenas, no podremos comenzar en la primera cadena, no hay espacio para hacerlo, por lo que debemos tejer sobre la segunda y al completar la fila tendremos 11 pb en lugar de 12.

Para tener la fila de 12 puntos, debemos comenzar con 13 cadenas y utilizar la última de ellas para ganar ese espacio que necesitamos. Esta última cadena será por lo tanto una Cadena de separación.

A la hora de tejer filas consecutivas, si queremos mantener los bordes de nuestro tejido rectos, debemos utilizar de igual modo la cadena de separación, es decir, al llegar al final de la fila, hacemos una cadena que nos permite girar y comenzar a tejer en el primer pb.

Cadena de separación al final de la fila
Bordes rectos: Importancia cadenas de separación
Giramos y comenzamos a tejer sobre el primer punto bajo
Bordes rectos: Importancia cadenas de separación
Con cadena de separación
Sin cadena de separación

En nuestro ejemplo, hemos utilizado puntos bajos o medios puntos, pero, ¿Qué sucede si las filas que necesitamos deben ser tejidas con otros puntos? En estos casos, tenemos que tener en cuenta la altura de estos puntos a la hora de utilizar las cadenas de separación para ganar el espacio necesario y no quedarnos cortos o pasarnos.

Ya hemos visto que para una fila tejida con puntos bajos se utiliza 1 cadena de separación. El siguiente punto en altura es la media vareta. Para ella seguiremos utilizando 1 cadena. Con la vareta, en cambio, será necesario añadir una cadena de separación, por lo que antes de girar y comenzar una nueva fila, tendremos que tejer 2 cadenas.

Añadimos 2 cadenas , giramos y comenzamos a tejer en la tercera cadena

Siguiendo nuestro ejemplo:

Si necesitamos tejer una pieza de 12 varetas, tendremos que hacer 14 cadenas y comenzar a tejer en la tercera cadena, utilizando las 2 últimas cadenas como si fuesen la primera vareta de la fila. De igual forma, al continuar tejiendo filas, debemos seguir utilizando en las esquinas las 2 cadenas a modo de vareta para mantener los bordes rectos.

2 cadenas a modo de primera vareta
Bordes rectos: Importancia cadenas de separación
2 cadenas de separación, giramos y comenzamos a tejer sobre el primer punto
Bordes rectos: Importancia cadenas de separación
Con 2 cadenas de separación y varetas
Sin cadenas de separación

Si con una vareta tenemos que usar 2 cadenas, con una vareta doble tendremos que usar 3 y tejer del mismo modo: 15 cadenas para tener una fila de 12 varetas dobles y 3 cadenas de separación en las siguientes filas.

Añadimos 3 cadenas, giramos y comenzamos a tejer sobre la cuarta cadena
Bordes rectos: Importancia cadenas de separación
3 cadenas de separación, giramos y comenzamos a tejer sobre el primer punto
Bordes rectos: Importancia cadenas de separación
Con 3 cadenas de separación y varetas dobles
Sin cadenas de separación

En Resumen:

Bordes rectos: Importancia cadenas de separación

Como puedes ver, para conseguir unos bordes rectos es necesario que tengas en cuenta la importancia de las cadenas de separación.

¿Te ha gustado? No es difícil, ¿verdad?

¡Hasta la próxima! 😊

Publicado el 4 comentarios

Cómo tejer la unión de los dedos de nuestros Amigurumis

Personas, animales, objetos… a la hora de diseñar un amigurumi todo tiene cabida con un poco de imaginación y algunas ideas básicas.

En esta ocasión quiero enseñarte a unir varias piezas tubulares como serían por ejemplo unos dedos, para que de manera sencilla puedas partir de ellas dando lugar a otras muchas partes de tus amigurumis.

Como ejemplo vamos a unir 3 piezas, pero puedes unir muchas más. Solamente debes tener en cuenta que se trata de una unión lineal, es decir, cada pieza quedará al lado de otra y al mismo nivel.

Comenzamos tejiendo cada pieza por separado. Haremos piezas sencillas, las 3 del mismo tamaño:

1. Anillo de 6 pb.
2. al 5. 1 pb en cada punto (6).
Tejemos 2 piezas completamente y las rematamos, es decir, cortamos el hilo. Hacemos la tercera pieza también completamente, pero no cortamos el hilo para continuar tejiendo sobre las otras dos y así poder unirlas. Sigue leyendo Cómo tejer la unión de los dedos de nuestros Amigurumis

Publicado el 6 comentarios

Cómo cambiar el tamaño de tus amigurumis

Muchas veces te habrás encontrado con el patrón de un amigurumi que te encanta, que es perfecto, justo lo que querías, pero al ver el tamaño, resulta demasiado grande o muy pequeño y así no te sirve… ¿Qué puedes hacer?

No te preocupes, esto no tiene por qué ser un problema sin solución. De forma sencilla vas a poder adaptar el tamaño del amigurumi a tus necesidades, tanto si eres principiante como si tienes un nivel más avanzado.

Vamos  a ver las soluciones, desde la más sencilla a la más compleja. Sigue leyendo Cómo cambiar el tamaño de tus amigurumis

Publicado el 2 comentarios

Cómo coser las diferentes partes de nuestro amigurumi + Patrón Gatito

Vamos a tratar uno de los temas que más nos preocupan a los tejedores de  amigurumis, especialmente si estamos empezando:

¿Cómo coser las diferentes partes de nuestro amigurumi?

Esta cuestión es importante, porque aunque tejas muy bien cada parte, si al montarlas la unión no es correcta, no sólo afectará al aspecto de tu creación, sino que corres el riesgo de que se desprendan las piezas, con los problemas que esto te puede ocasionar.

Para coser las partes de un amigurumi vas a necesitar:

  • Las diferentes piezas previamente tejidas en las que, para facilitar la unión, habrás dejado una hebra al final del tejido. La longitud de esta hebra dependerá del tamaño de la pieza que tienes que coser. Más vale que sobre a que falte y será la experiencia la que te permitirá ajustar la medida.
  • Lana o hilo del color adecuado en relación con la parte que tienes que coser. Lo necesitarás en caso de no haber dejado hebra o que ésta sea insuficiente para completar la unión de la pieza.
  • Aguja lanera, es decir, una aguja adecuada para coser la lana o hilo que utilizamos para tejer nuestros amigurumis. Las puedes encontrar de diferentes materiales, tamaños y grosores. Yo suelo utilizarla de metal de unos 8 cm de largo.
  • Cinta métrica para colocar las piezas en el lugar adecuado, especialmente si en el patrón se especifican las medidas exactas.
  • Alfileres para asegurar cada pieza en su lugar y evitar que se muevan mientras las coses.

La diversidad de las piezas y su colocación nos obligan a unirlas de diferentes formas. Vamos a ver unos ejemplos aplicados a nuestro gatito amigurumi:

Sigue leyendo Cómo coser las diferentes partes de nuestro amigurumi + Patrón Gatito
Publicado el Deja un comentario

Videotutorial Pequeña Lulú, por Demetra Bogri

¡Hola!

Hoy quiero hablarte de algo que me ha sucedido hace unos días y que me ha hecho mucha ilusión:

¡El primer videotutorial de uno de mis amigurumis: La Pequeña Lulú!

Pero no, no lo hecho yo sino Demetra Bogri, la magnífica tejedora de 4elli.com, y todo fue fruto de la casualidad… Una mala traducción de mi patrón de Goku en el blog la obligó a ponerse en contacto conmigo y hablando, hablando, me propuso hacer el videotutorial de uno de mis patrones.

¡No me lo podía creer!!! ¡Claro que sí, me encanta la idea! Así empezamos la colaboración. Sigue leyendo Videotutorial Pequeña Lulú, por Demetra Bogri

Publicado el 2 comentarios

Practica el cambio de color reversible tejiendo esta simpática mariposa

A veces nos encontramos con la dificultad que supone tejer una pieza plana que presenta cambios de color sucesivos, viéndonos en la necesidad de que la transición entre los colores quede bien por ambos lados, por el derecho y también por el revés que quedará visible.

Para lograr que los cambios de color no alteren el revés de nuestro tejido manteniendo el mismo dibujo que el derecho, lo que hacemos es tejer con las dos hebras, una principal y otra oculta, de tal modo que podremos alternar entre ellas sin afectar al diseño.

Vamos a ver cómo lo hacemos en nuestro caso práctico: Sigue leyendo Practica el cambio de color reversible tejiendo esta simpática mariposa

Publicado el 3 comentarios

Cómo tejer un Anillo mágico Paso a Paso (Guía para principiantes)

El anillo mágico es el punto que da inicio a los tejidos circulares y por lo tanto a la gran mayoría de los amigurumis.

Consiste en formar un círculo corredizo que cerraremos tras tejer sobre él los puntos iniciales de nuestro tejido.

Siendo un elemento básico, es también la primera gran dificultad con la que te encuentras al empezar a tejer los amigurumis, llegando a ser incluso una causa de frustración y abandono antes de empezar.

Hay diversas maneras de ejecutar el anillo o círculo mágico.

A continuación te mostraré la mía y podrás comprobar con este sencillo paso a paso que no es tan difícil como pensabas.

Sigue leyendo Cómo tejer un Anillo mágico Paso a Paso (Guía para principiantes)

Publicado el 2 comentarios

¿Se ven huecos en el tejido? Prueba esto…

Un problema muy habitual que tenemos a la hora de tejer amigurumis es que en ocasiones los puntos se abren y se ve el relleno de dentro, lo cual no queda muy estético.

Esto puede ocurrir por varias razones:

1.- Tamaño de la aguja:

Es posible que la aguja no sea la más adecuada para el grosor de lana que utilizas y al tejer con ella los puntos queden más separados de lo que deberían.

Prueba a tejer con una aguja de menor tamaño.

Sigue leyendo ¿Se ven huecos en el tejido? Prueba esto…